Ahora se pueden retrasar las cirugías gracias a los tratamientos no invasivos.
Este es el caso del conocido “Lifting sin Cirugía” o “Lifting Facial Líquido“. Se trata de un procedimiento que permite rejuvenecer el rostro, tensando los tejidos, mediante la aplicación de rellenos líquidos basados en ácido hilurónico. Tienen una buena duración y tolerancia, y los resultados son inmediatos, además de no producir reacciones alérgicas.

Pero no se debe olvidar, que de ninguna manera el lifting sin cirugía reemplaza a la ritidoplastia o lifting quirúrgico, aunque permite posponer hasta 5 años la cirugía, con controles anuales.

Lo mejor de todo, es que si el resultado no es el deseado, se puede disolver el relleno líquido aplicado.
Es importante consultar con el cirujano plástico, todas las opciones disponibles según los objetivos deseados, para poder tomar decisiones basadas en espectativas reales.